17 de octubre de 2016

UN MAL DIA LO TIENE CUALQUIERA.





RUTA: Castillo de la Pajosa
Día: 16 de Octubre de 2016
Distancia: 72 Km.

Aunque ésta no era la ruta oficial que tocaba este domingo, 8 tréboles decidimos ir al Castillo La Pajosa, dicho y hecho nos presentamos en Renfe los 8 aventureros (mejor dicho 7 porque Pablo nos esperaba en las Cruces para enganchar con el grupo), yo no tenía buenas sensaciones hoy pero ¿Dónde esta Cabanillas? dijo que iba a venir ¿no? , hombre por allí viene vamos que nos vamos.

Tomamos dirección a las Cruces con ritmo tranquilo, hacía fresquete y estaba nublado, allí nos esperaba Pablo que se unió al grupo y ahora sí los 8 tomamos rumbo al susodicho castillo y como dije anteriormente no tenía buenas sensaciones.

Una vez coronado el primer repecho del día comenzamos la bajada del camino rojo a toda velocidad, bueno menos Francisco que el motor que le ha puesto a su bici solo se activa cuesta arriba "no veas como sube el tío" y de repente un charco que ocupa todo el camino, ya que voy el primero tengo un dilema derecha o izquierda yo creo que por la izquierda pero de repente oigo ¡Julito por la derecha! y allá que va el tío por la derecha y...... zasca atollado en medio del barrizal con la rueda delantera hundida y sin poder moverme, "veis la primera opción siempre es la mejor", consigo sacar la bici pero no los tres kilos de barro que llevaba la rueda y que me acompañarán el resto de la ruta. Seguimos la ruta tras esta inesperada parada y justo antes de empezar la subida del camino roto y empedrado Teles para al grupo para que nos despojemos de algo de ropa ya que la subida es exigente y con menos ropa lo haremos mejor, comenzamos la subida y noto que la rueda trasera ha perdido aire y por consiguiente nueva parada para inflarla, mi cuñao El Afilaó se para conmigo e instantes después nos reagrupamos con el grupo que esperaba metros más adelante y por fin sin ningún contratiempo más llegamos a la famosa puerta que delimita la zona de la Pajosa donde paramos para repostar algo de alimento y bebida a la vez que saludamos a un grupo motero que también andaban por la zona.

Seguimos pues el camino ya por otro paraje distinto al habitual entre pinares y verde vegetación "muy chulo por cierto", repecho por aquí bajada por allá cruces de caminos por todos lados en fin ¡cualquiera vuelve al sitio! y de repente otro pinchazo, esta vez David que aunque lleva cámara de gel eso no lo tapaba ni el cemento, bici patas arriba y cambio de cámara todo resuelto, más adelante nos pronunciamos por una larga bajada para llegar a un cruce donde el amigo Teles sacaría su gps particular, un plano de la ruta pintada en un papel no más grande que mi mano y que resultó muy efectivo ya que no necesita cobertura alguna y nos llevo directo al objetivo, una vez  allí hacemos las fotos pertinentes y de rigor y de vuelta para casa no sin contar con otro pinchazo que tuve y ahora sí tengo que cambiar la cámara con la sorpresa de que la que tenía de repuesto era nueva a estrenar y también estaba pinchada y de nuevo el amigo Teles al recate, me dejó la suya y listo para adelante como los de Alicante, pero la ruta no acabaría así ya que esta vez es Teles el que sufre un pinchazo y claro su cámara la tenía puesta yo, ¿Teles, quito la cámara y la ponemos en tu bici o que?, todos nos reímos por no llorar, después de solucionar este problemilla ya resignados con la hora de llegada emprendemos marcha hasta Vva.

Habiendo dejado a Pablo en Las Cruces, el camino de vuelta para remate final se me hizo eterno y al final volví a pinchar pero esta vez física y mentalmente "game over", si ya lo dije yo "hoy no tengo buenas sensaciones" pero al final con el aliento de mi cuñao El Afilaó llegamos a nuestro destino.
Esta ruta demuestra una vez más que esto del Mountain Bike es una aventura pura y dura y que con coraje, tesón y esta gran familia Trébol "uno para todos y todos para uno" se puede ir al fin del mundo y volver sano y salvo.

Y sin más que contar, esperando con impaciencia que sorpresas nos encontraremos en la próxima ruta se despide el que escribe gustosamente estas líneas, agur amigos.

Cronista: Altrantrán.

3 comentarios:

  1. Bravo, Julio ya hechabamos de menos un rato entretenido y agradable en este blog.

    ResponderEliminar